ARTÍCULO

Huertos urbanos: mucho más que cestas...

Jill Cousin Por Jill Cousin , Editor 25.08.2021
Green lines: City farms, not just filling shopping baskets

En respuesta a una población urbana cada vez más numerosa, los agricultores llevan nuevos huertos a las urbes. Más allá de la oferta, estas establecen un vínculo con la agricultura y sus productores. 

Al cruzar la puerta, me reciben Métisse y Mariette, las cabras de la granja. Dos vacas pastan imperturbables tranquilamente en las afueras de su flamante cabaña, resultado de un proyecto de construcción participativa. Por un momento, casi olvido que no estoy en pleno campo provenzal, sino en el sur de la ciudad de Marsella, en la Ferme du Roy d’Espagne, uno de los tres huertos urbanos de la ciudad.  

Desde su apertura en 2004, los horticultores y ganaderos han ido y venido, algunos jóvenes agricultores, otros jubilados. En junio de 2019, un equipo dinámico de agricultores tomó el relevo. Su asociación, que combina perfiles complementarios (monitores, hortelanos, etc.), está insuflando nueva vida a esta parcela de dos hectáreas, enclavada entre un pequeño barrio de bajos ingresos, edificios acomodados y colinas. Cada semana, más de un centenar de familias acuden aquí para llenar su cesta de verduras ecológicas y disfrutar de unas horas en esta burbuja verde. Hoy, me tocan ensaladas y tomateras.  

La Ferme du Roy d'Espagne no es un oasis aislado. En todo el mundo, los proyectos de huertos urbanos son cada vez más numerosos, y ofrecen a los habitantes de las ciudades un descanso en la naturaleza en pleno laberinto de asfalto, así como una forma alternativa de consumir productos frescos y locales a dos pasos de su casa. En la actualidad, la ciudad de París cuenta con casi 30 hectáreas de espacio dedicado a la agricultura urbana. Incluso se invierte en los tejados aptos para el cultivo. En 2010, el estadounidense Ben Flanner inauguró Brooklyn Grange, 30 000 m2 dedicados al cultivo de frutas y verduras en una azotea neoyorquina donde las colonias de abejas pululan alegremente y ofrecen una producción de miel 100 % urbana. 

Cuando el espacio es escaso, como en Singapur, los emprendedores ingeniosos apilan los cultivos en altura, en varias plantas. Las verduras crecen entonces por hidroponía, es decir, fuera de la tierra, utilizando un sustrato orgánico que se riega con un sistema de goteo de una solución compuesta por agua y nutrientes, un método que podría ahorrar un 70 % de agua en comparación con los métodos agrícolas convencionales. En Francia, la asociación La Sauge ha plantado su vivero ecológico en Nantes y Pantin. ¿Su lema? «Que todo el mundo pueda dedicarse a cultivar durante dos horas a la semana. «Un ambicioso proyecto que tiene como objetivo brindar a la población urbana la posibilidad de reconectar con su alimentación, el ciclo de las estaciones, la ecología, el reciclaje y el buen uso de los recursos, ya que estos huertos no están pensados para alimentar a la creciente población urbana. Su virtud reside en ofrecer a los urbanitas una burbuja de campo y, sobre todo, la posibilidad de conocer a la gente que les da de comer, vincularlos: algo esencial, ¿verdad? 

Pan de Coca
Pan de Coca
Ajo blanco de Drôme IGP
Ajo blanco de Drôme IGP