Vinos

Vinos naturalmente dulces, no solo aromas

Zamora_Christelle Por Christelle Zamora, Editor 18.06.2021
Vin doux naturels
En este artículo
Coteaux du Layon

Coteaux du Layon DOP

Vinos y Licores
Ver la ficha

Los vinos naturalmente dulces ofrecen los mejores aromas. A continuación, desvelamos sus secretos.

La primera vez que Chloé llevó la nariz a una copa de banyuls, quedó maravillada. Como si fuera una pianista, la joven trató de desgranar el aroma nota por nota. El chocolate, la vainilla, el moca, la nuez, la ciruela, el caramelo, el café y el cacao evocaron en ella un sinfín de recuerdos. En un viaje sensorial, se transportó al armario de las especias de la casa de su infancia. Se enamoró de la rica paleta aromática de estos vinos. El maury es su favorito, aunque también tiene debilidad por el rivesaltes. Sorprendida, descubrió que estos vinos se elaboran con una técnica denominada «mutage», emprendiendo así un segundo viaje en el tiempo. El mutage fue descubierto en 1235 por un tal Arnau de Vilanova, un médico que trabajaba en la corte de los reyes de Mallorca. Este procedimiento consiste en añadir un aguardiente de uva al 96 % al mosto en fermentación, con el objetivo de detener el proceso de fermentación del alcohol y preservar los azúcares naturales de la uva. Los vinos resultantes tienen un elevado contenido de alcohol (entre un 15 % y un 18 %).  

Una copa rebosante de sol 

La curiosidad llevó a Chloé al Rosellón, en el sur de Francia, y cuál fue su sorpresa al ver las bodegas. Las salas estaban repletas de cubas, toneles y barricas de distintos tamaños. En el exterior, los vinos se exponían al sol en «dames-jeannes», que nada tienen de damas, sino que son grandes recipientes de cristal. Comprendió que estos métodos de crianza del vino favorecen el intercambio de aire, lo que confiere al vino sus aromas únicos. Después, Chloé visitó el viñedo para conocer el origen de semejante exquisitez, un último viaje en el tiempo para conocer la garnacha, una variedad española que se importó al Rosellón desde el vecino reino de Aragón en la Edad Media. Chloé descubrió así el secreto de estos vinos: la garnacha, una uva hecha de sol.  

Una vez que hayas apreciado sus aromas, te impresionará el cuerpo de los vinos naturalmente dulces. Gracias a este se maridan bien con el pato, las carnes ahumadas, los emblemáticos manjares de chocolate negro e incluso los quesos azules.  

 

Sandía
Sandía
Azúcar de caña de la Guadalupe
Azúcar de caña de la Guadalupe